24 de junio de 2009

ECOLOGIA e INDIGENISMO


En una ocasión el hermano Ailtan, indio Krenak del amazonas, dijo: "hemos vivido en este lugar por mucho tiempo, por muchísimo tiempo, desde aquellos tiempos en que el mundo no tenía la forma actual.
"De los antepasados aprendimos que somos partícipes muy pequeños de este universo inmenso, compañeros de viaje con todos los animales, plantas y aguas.
"Todos formarnos parte del todo. No podemos descuidar ni destruir este hogar nuestro".
En cuanto a la naturaleza existen dos mentalidades: la del indígena (de América y del mundo), consistente en tratar a las plantas y a los animales como hermanos y a la madre tierra como aun ser viviente, fertilizada por los rayos del padre sol.

Y la del europeo que ha convertido casi todo en mercancía, es decir en cosas que pueden venderse' y comprarse.
Los indígenas cuidan y aman a la madre tierra, consideran a los seres vivos como sus hermanos y viven comunalmente en una sola familia que abarca a todos los seres humanos del planeta.
Por el contrario los imperialistas y sus lacayos, gobernantes de los países dependientes (como México), con su mentalidad individualista, egoísta y posesiva, se han apropiado de la naturaleza, la exprimen para sacarle ganancias, acaban con los bosques para enriquecerse, contaminan aguas y aire, rompen la capa de ozono, todo con el fin de que una minoría parasitaria se enriquezca a costa de acabar con la vida en nuestro planeta.
Es por lo anterior por lo que el mensaje de nuestros abuelos, cuyos portavoces son sus descendientes, los indígenas chiapanecos levantados en armas en el EZLN constituye la salvación de la humanidad.
En tanto el neoliberalismo capitalista, y la globalización, amenaza con la vida de todos los seres vivos, la filosofía indígena de los cinco continentes es el antídoto y la terapia que hará despertar a la humanidad del letargo en que la han narcotizado los gobernantes, los capitalistas (nacionales y extranjeros) y el clero.
Sólo nos queda entender el mensaje de nuestros antepasados, comprenderlo y comenzar a convivir como hermanos, comunalmente, sin propiedad privada y sin gobiernos, para reorganizar la sociedad humana como la tenían las grandes civilizaciones anteriores al esclavismo.
Es decir una sociedad libre, democrática, basada en el amor y acorde con la naturaleza y la música azul y cariñosa del cosmos

No hay comentarios: